El dolor torácico no es el único síntoma que puede referir un paciente que sufre un ataque cardiaco.