San Pedro Mártir es uno de los cuatro mejores sitios en el mundo para hacer observaciones astronómicas.