El historiador Federico Navarrete asegura que la invisibilidad de las víctimas en la muerte es consecuencia de la discriminación que las hizo invisibles en vida.