Entre la sangre de dos magnicidios nació la Constitución de 1917: el de Francisco I. Madero, apóstol de la democracia en 1913, y el de Venustiano Carranza, jefe del ejército constitucionalista en 1920.