En Agbogbloshie, Ghana, se encuentra uno de los mayores vertederos de desechos tecnológicos del mundo.