El hallazgo fue posible luego de diferenciar las ondas de radio que emiten las moléculas, pues cada una tiene diferentes frecuencias.