Los brigadistas luchan con el fuego y viento en Tijuana.