Para Ishiguro, por el momento parece faltarnos una causa progresista que nos una.