Pittsburgh se coronó en la División Norte de la Conferencia Americana por tercera vez en cuatro años.