Fishman resguardó por años las grabaciones como un tesoro.