De manera insólita, Derek Carr soltó un balón a centímetros de anotar con 31 segundos restantes.