El arroyo de la misión de San Pedro Mártir siempre lleva agua.