Ante el aumento de los ataques contra chiķes en Kabul ha crecido el miedo entre los vecinos de la zona.