La falta de luz afecta toda la isla; no se sabe qué porcentaje de casas tienen electricidad.