El Gobierno de Corea del Sur incautó un navío chino después de que transfirió petróleo a un buque norcoreano.