Trece personas han muerto durante esta temporada invernal por hipotermia y por la aspiración de monóxido de carbono.