El cantante le quedó mal a sus fans por una ola de conciertos cancelados.