Con casi 10 mil ejecuciones -59 por ciento más que en 2016-, el 2017 cerró como el año más violento de la presente Administración federal.