Las estadísticas de 2017 del ICE muestran una reducción del 17 por ciento de deportaciones en la frontera.