Desde la Administración del presidente Donald Trump hasta los más de 11 millones de inmigrantes mexicanos, la elección presidencial mexicana estará en el ojo de Estados Unidos.