En los próximos decenios se multiplicará por cuatro el número de ancianos en el país.