Más de 60 niños bajacalifornianos con problemas de cardiopatía congénita recibieron cirugía de corazón abierto en 2017.