La tranquilidad de los sanquitinenses y habitantes de las delegaciones del llamado sur profundo, fue arrebatada por los criminales.