Cerca de 130 reclusos huyeron durante la violencia, pero algunos regresaron de manera voluntaria cuando terminó la revuelta.