Hombres armados mataron a al menos 17 fieles en un servicio religioso de Año Nuevo en Nigeria.