Según cifras de la PGR, del 1 de septiembre de 2016 al 1 de septiembre de 2017, sólo ocho personas fueron sujetas a proceso penal por introducción ilegal de armas de fuego.