La detención de migrantes indocumentados en México aumentó 50 por ciento en 2018.