El donativo realizado por la Administración estatal proviene de los impuestos de los bajacalifornianos.