Los burócratas podrían irse a la huelga el próximo viernes, si no llegan a un arreglo con el alcalde.