Universidades de EU y Países Bajos crearon un algoritmo que identifica contenido falso en internet.