Thom Yorke incursionó en la producción de bandas sonoras para Suspiria.