Donald Trump emprendió ayer una “cacería de brujas”.