En su ópera prima, el director australiano Anthony Maras recreó los ataques terroristas de 2008 centrándose en el que cobró más víctimas.