Eusebio Santillanes brilló con el madero.