Sólo el 5 por ciento de las casas en el país están aseguradas.