A cambio de los juguetes bélicos, los menores recibieron balones, carritos y juegos de mesa, entre otros.