Pemex y distribuidores de gas LP reportan pérdidas tanto por el robo a ductos como por la venta ilegal de este combustible.