Los sueños terminan al despertar

Por Adán Echeverría.

COLUMNAS | 

¡¿Qué pasó, votantes enojados, ya se les achicó el presidente electo?!

Todos los que siempre han tenido dos dedos de frente saben, con leer un poco de historia, y ver el derrotero de los partidos políticos en México a través de la historia, que la llegada de Andrés Manuel, solamente sería un reacomodo partidista y nada más.

La Partidocracia seguirá moviendo la cola y lesionando al pueblo de México. Y como ya se han dado cuenta, Andrés dará continuidad a todas las cosas que EPN, y FeCal, y Fox, y Zedillo, habían implantado antes de su llegada (ésas reformas que tanto criticara). La mano de Carlos Salinas de Gortari, queda de nuevo dibujada en el mapa económico y político de nuestro país, y de eso ni duda nos queda.

La patética jugada que pudimos ver por el Canal del Congreso, acerca del estira y afloja de las curules, para el caso Velasco en Chiapas y en el Senado, eso debió abrirles los ojos. Más allá del “corazoncitos” con que el machito decidió referirse a las reporteras de la prensa, ninguneándolas. Solo faltó darles una nalgada. Pero ahí quedará para siempre la grabación donde les amedrenta: “Tengan cuidado con lo que escriben”.

Wow. Si ese tipo de desplantes, esa risa socarrona, no son suficiente para poner sus barbas a remojar, entonces ustedes ya no tienen remedio. Seguro que son de los que con toda la evidencia científica siguen diciendo que no creen en la evolución.

El fanatismo es trágico y terrible y nada bueno trae.

Tremendas feministas vi cocerse al calor de los tiempos electorales, que ahora no saben cómo justificar el atraso cerebral del presidente electo, y su falta de respeto al trabajo de las mujeres de la prensa.

En un país donde a los únicos que siguen sin golpear son los diputados y senadores, ir a la Universidad es un acto de valor y entrega. Te pueden desaparecer en las aulas. Ya ven que en la UNAM pueden matarte, violarte, perforarte un pulmón en la explanada de Rectoría, y nadie dice nada. Todo sigue igual. Justo como el caso de los normalistas, sin un responsable que responda.

A ningún político le interesa si los chicos de la UNAM tienen miedo o no. Pueden lograr estudiar o no. El señor presidente electo, es uno más de los peones de la partidocracia que seguirá viviendo del erario, con la única finalidad de seguir enriqueciendo a todos los amiguitos que lo rodean, y no está para esclarecer lo que en la UNAM suceda o deje de suceder.

La caricatura entre Noroña y Porfirio, vaya qué risa. Como si el pueblo pudiera creer que alguno de los dos tiene algo de rojo en realidad. Toda una vida viviendo del erario, haciendo circo y maroma para embrutecer a la sociedad con la fórmula mágica de: Pégate a un partido político, obedece y triunfa.

Esto aún no empieza, y ya pinta terrible. Lo que ha empezado es la Nueva Legislatura, y ha empezado de forma terrible. Toda la austeridad que tanto se promulgó, ahí queda pisoteada por la payasada Noroña-Muñoz Ledo, el caso Velasco.

Recuento de daños: Terrible nueva legislatura a modo para el presidente electo, la universidad más grande de México, tomada por narcomenudistas, y porros financiados por los partidos políticos, y a la comisión de cultura, llega un bufón de las televisoras.

Dígame usted querido lector, si los intelectuales y los científicos están bajo el puño económico de los políticos, de qué sueño se puede esperar algo verdadero.

Vamos, vamos, abra los ojos, trate de despertar.

Más Noticias