Oscuro Infinito

PALABRA | 

Por Óscar Ponce Galván

 

Me gustas y lo sabes,

Te hago parte de mi día al saludarte

al preguntarte cómo estás o qué haces.

Es sencillo, simplemente me nace.

 

Hablar de frente

es un arma de doble filo,

prefiero arriesgarme,

que conozcas mi mundo,

a mis miles de fantasmas,

que son parte de mi destino.

 

No tengas miedo,

titubear es lo más sencillo.

No des un paso hacia atrás,

mantente firme

o saldrás de mi camino.

 

Observo detenidamente mis cicatrices,

de cada una recuerdo su historia,

han dejado de doler,

la naturaleza es sabia,

el tiempo sana y ayuda a olvidar,

me da ante la incertidumbre

una nueva oportunidad.

 

La ley de la atracción se impone,

desconociendo la dirección que el viento pueda tomar,

el riesgo que se acepta al navegar

llevando como brújula

la luz que tus ojos puedan emanar.

 

Así como el fuego corona a la vela,

Me doy cuenta que somos parecidos,

agridulce ráfaga de diferencia,

pudiera ahuyentar mis intenciones,

pero un roce tuyo puede incendiar mis emociones.

Nada es tan cierto, nada está escrito,

Aquí sigo en el oscuro infinito,

las estrellas planean mi camino

brindando señales,

confirmando la razón de mis latidos.

 

Poema incluido en la antología “El Enamoramiento”.

Más Noticias