Perdura la voz de Gloria Ortiz

Artistas del puerto rindieron homenaje a la poetisa durante las Jornadas Vizcaínas, compartiendo impresiones de su obra

GENERAL | 

BENJAMÍN PACHECO/EL VIGÍA
bpacheco@elvigia.net | Ensenada, B. C.

La obra de la poetisa ensenadense Gloria Ortiz Ramírez, ganadora del Premio Estatal de Poesía 1992 y quien concluyó sus días enferma en una modesta vivienda de madera, fue analizada en el primer día de las Jornadas Vizcaínas 2018.

El encuentro estuvo organizado en la Tele-Aula del Centro Estatal de las Artes Ensenada (Ceart) y participaron Iliana Hernández, Flora Calderón, Magdalena Calderón, Lauro Acevedo y Rael Salvador, quienes compartieron distintas impresiones sobre la estilística e ideales de la autora de obras como Heráldica y La soledad es un espejo.

Iliana Hernández, escritora y pintora, recordó que dicho encuentro es un festejo a nivel estatal, pues cuenta con sedes en Rosarito, Tecate, Mexicali, Tijuana y Ensenada, en honor al maestro Rubén Vizcaíno Valencia y demás autores que ayudaron a fomentar las artes en Baja California.

La maestra Magdalena Calderón Guillén, con formación en Letras Modernas e Italianas en la UNAM, destacó que Gloria era una niña hábil y llena de talentos.

También que, al hablar de la poetisa, irremediablemente la asociaba con la uruguaya Alcira Soust Scaffo, quien permaneció días encerrada en unos baños mientras el Ejército ocupó la Ciudad Universitaria en 1968, anécdota retomada por el escritor Roberto Bolaño en “Los detectives salvajes”.

EVOCACIÓN EMOTIVA
Otra evocación de Calderón Guillén fue más emotiva y “en forma terrible”, pues fue cuando Gloria Ortiz ganó el premio de poesía. La autora ya no veía debido al glaucoma. Mientras firmaba los libros al concluir la presentación, reconoció por la voz a su amiga. Al final, le dedicó una sentida dedicatoria: “Los años pasan pero el verdadero amistad no envejece. Te quiero como una adolescente”.

Rael Salvador, ensayista, refirió que Gloria era amiga de poetas, artistas plásticos y gente de teatro. En su participación, leyó un texto llamado “Bitácora sobre el viaje de Gloria”, en el que expresó: “Diría: Gloria, aún estamos en el camino con la visión a cuestas, esperando que alguien nos entregue la Perla”.

Flora Calderón, escritora y fundadora del Taller Experimental de Literatura (TeLit), conoció a la homenajeada gracias a Magdalena Calderón. Describió a la poetisa como una mujer muy alegre, con vocación para elaborar retratos y a quien le aprendió cómo corregir textos.

ESPIRAL DE LA VIDA
“Ella siempre hablaba de la espiral de la vida. Uno asciende, se eleva vuela observa pero también al morir puede descender en esa misma forma de espiral”, comentó, además de leer los conocidos “cuervoemas” de Ortiz Ramírez.

Y Lauro Acevedo, poeta e impulsor de la Primera Bienal de las Artes Literarias Juegos Florales “Gloria Ortiz Ramírez”, enfatizó en que ella era “una mujer revolucionaria, de izquierda, con ideas siempre de lado del agraviado” que “no se preocupaba mucho de sí”.

“La atacó la diabetes, ella jamás quiso llevar una dieta adecuada. Decidió al final de su vida irse a un campo de paracaidistas, ya muy enferma… era un cuartito de madera montado sobre tierra vil”, refirió.

Ahí era visitada por amigos y funcionarios, mismos que la apoyaban para que pudiera ir a tomar su diálisis; al final, murió de cáncer en 1994, según los testimoniales.

Acevedo remarcó la importancia de la bienal: “Así haremos perdurar su nombre. Es una de las voces que debemos hacer permanecer en la ciudad”, aseguró durante la lectura.

Más Noticias