PRIMER SEMINARIO DE ENSENADA 1940

Por Heberto Javier Peterson Legrand*

PALABRA | 

Remembranzas de Máximo García Martínez que nos retrata algo de la Ensenada de los primeros años de la década de los 40 del siglo pasado.

Su santidad Eugenio Pacelli, conocido como Papa Pío X11, propuso a los Misioneros del Espíritu Santo, las misiones de la Baja California, como consta en documentos dirigidos al Superior General de los Misioneros del Espíritu Santo, Rvmo. P. D n. Edmundo Iturbide y al nuevo Administrador Apostólico de la Baja California, Monseñor, doctor Felipe Torres Hurtado.

Este extraordinario sacerdote tenía entre otras responsabilidades la de fundar un Seminario Misional en donde se tendrían que formar sacerdotes para continuar con la misión evangelizadora.

Después de hacer un recorrido por la Baja California llegó a la conclusión de que el mejor lugar para fundar el Seminario Misional de Nuestra Señora de la Paz era el puerto de Ensenada.

Escribió al Santo Padre solicitando la autorización para el cambio de la Sede Eclesiástica de la Baja California de la Paz a Ensenada, la cual le fue concedida de inmediato.

Necesitado de personal para llevar a cabo su proyecto se entrevisto con el Superior General de los Misioneros del Espíritu Santo, Rvmo. P. Edmundo Iturbide quien se negó a darle sacerdotes o hermanos para la iniciación del Seminario ya que pensaba que se debía madurar aún más el proyecto.

Con el alma abatida pero con esa fortaleza que su fe le alimentaba regresó a Ensenada para seguir con los preparativos de la Casa que serviría como Seminario, la cual estaba ubicada en la calle tercera hoy doctor Elpidio Berlanga de León, donde está actualmente la residencia de las Madres del Espíritu Santo que dirigen el Colegio México. Era una casa de madera que fue donada por don Enrique Aldrete.

Bullía en su cerebro la preocupación por encontrar otros caminos que le permitieran encontrar respuestas favorables e iluminándosele el rostro y recordando a monseñor Rafael Guízar Valencia, hombre santo que ya había fallecido el 6 de junio de 1938 pensó: “Este Santo y apostólico varón influirá con su sucesor y éste me podría prestar unos teólogos de su Seminario Mayor, para que puedan ser los maestrillos de mis seminaristas bajacalifornianos”

Acude a la ciudad de México y allí se entrevista con monseñor Manuel Pío López V1 Obispo de Veracruz a quien le dijo que urgía abrir el Seminario de la Baja California, el Papa quiere la obra y el Código de Derecho Canónico me ordena que así lo haga, lo convenció y el señor obispo tuvo a bien darle su apoyo.

Monseñor Felipe Torres Hurtado sentía más cercano su sueño de que Baja California tendría un Seminario, un Semillero de sacerdotes propios. Y es así como considera a moseñor Rafael Guisar Valencia como cofundador espiritual del Seminario Misional de la Baja California.

De los 11 jóvenes que se apuntaron para venirse a Baja California sólo a tres enviaron: Jesús Valverde Arciniega, Antonio Domínguez y Máximo García Martínez.

 

Un sueño hecho realidad

En aquella Ensenada que tenía por el orden de 4 mil habitantes, el 8 de diciembre de 1940, fiesta de la Inmaculada Concepción de María, Mons. Felipe Torres Hurtado hace realidad su sueño fundando el Seminario Misional de Nuestra Señora de la Paz de la Baja California, el cual quedo bajo la protección de la Madre de Cristo.

Ese trascendental día se celebró la Santa Misa durante la que recibieron la Sagrada Comunión los doce primeros alumnos.

Acto seguido se ofreció un banquete que organizó el pequeño grupo de damas del seminario presididas por “La Nana Marín” en el cual convivieron los nuevos seminaristas, sus maestros, el Sr. Enrique Aldrete y familia.

Por la tarde en la Capilla del Seminario se rezó el Santo Rosario y Mons. Felipe Torres Hurtado sustento una plática ante los seminaristas. Después le siguió la cena y un discurso muy elocuente de Mons. Torres Hurtado.

Los Maestros fundadores fueron: Mons. Felipe Torres Hurtado, M. Sp.S; Rvdo. P. Gregorio Alfaro Martínez, M.Sp.S; Sr. Pbro. Dr. Modesto Sánchez Mayón; PP. Mtas. procedentes de la Diócesis de Veracruz: Jesús Valverde Arciniega, Antonio Domínguez y Máximo García Martínez.

Equipo Inicial de Sacerdotes y Clérigos Formadores: rector. Monseñor Felipe Torres Hurtado, M. Sp. S; vive-rector. pbro. Modesto Sánchez Mayón; Prefecto de Estudios y Padre Espiritual. rvdo. P. Gregorio Alfaro Martínez, M. Sp. S; Prefecto de Disciplina, P. Minorista, Máximo García Martínez; celador P. Minoristas Antonio Domínguez; celador P. Minorista Jesús Valverde Arciniega; celador. Carlos de la Garza.

Alumnos Fundadores: De Tijuana: Francisco Xavier Esparza, José González, Darío Hermosillo, Wenceslao Portillo y Miguel Valdez de Ensenada: Alberto Buenaventura y Enrique Ruiz; De Santa Rosalía, César Beltrán y Juvencio González De Nuevo Laredo, Tamaulipas: Carlos de la Garza. De Saltillo, Coahuila, Carlos Morales.

El Cuerpo Docente: prefecto de estudios, pro-vicario Delegado don Gregorio Alfaro Martínez, M. Sp.S.

Seminario Mayor: Teología Dogmática: rvdo. P. Gregorio Alfaro Martínez, M. Sp.S.; Teología Moral: monseñor Felipe Torres Hurtado, M. Sp.S. Sagrada Escritura y Griego: P. Gregorio Alfaro Martínez M. Sp.S. Teología Moral y Derecho. P. Dn Domingo Martínez M.Sp.S, que suplía a Mons. Torres Hurtado cuando éste no estaba.

Seminario Menor: Latín P. Gregorio Alfaro Martínez. Gramática Castellana. P. Mta. Antonio Domínguez. Matemáticas y Geografía. P. Mta. Máximo García Martínez. Religión y suplente de Latín. P. Mta. Jesús Valverde A. Urbanidad. Pbro. Dn Modesto Sánchez Mayón.

El día 15 de enero de 1941 iniciaron las clases y con ello se comenzó a echar los cimientos para la formación del clero propio y de las futuras diócesis de Tijuana, Mexicali, la Paz y Ensenada.

Iniciadas las clases se preocuparon los formadores de la vida espiritual, cultural y recreativa buscando siempre una formación integral. Vinieron a engrosar las filas dos nuevos seminaristas: Manuel González y Jorge Piñeyro.

 

*Escritor ensenadense.

Más Noticias