lunes, 20 de agosto de 2018
BÚSCANOS EN:
MUNDO DIGITAL

Sistema de crédito Social

En la economía basada en internet, el sistema de calificación de servicios es una realidad y su razón de ser, pero su implementación es obstaculizada por la invasión a la privacidad.

Evelio Martínez Martínez/COLABORACIÓN*
evelio@uabc.edu.mx | Ensenada, B. C.

Si el lector sigue la serie Black Mirror en Netflix entenderá de lo tratará este artículo. Nos referimos en particular al primer episodio de la tercera temporada, que se titula “Nosedive”, o “Caída en picada”, en español.

Los fans de la serie entenderán que los capítulos hablan sobre temas distintos, no relacionados unos con otros, pero cuyo común denominador es la tecnología, la cual juega un papel importante en el desarrollo de las historias.

Este capítulo habla sobre un ficticio sistema de crédito social, en donde los habitantes de un país se encargan de dar retroalimentación o calificación (rating) en ambos sentidos a los servicios prestados por personas: se califica a personas y la interacción con ellas, cayendo a veces en la hipocresía para obtener altos puntajes.

Dicha calificación es registrada en tiempo real en un teléfono inteligente (smartphone), en en el cual se asigna un puntaje del 0 al 5. Donde 5 es el puntaje más alto y 0 el más bajo. A través de las distintas interacciones sociales se va adquiriendo un puntaje o estatus, el cual puede subir o bajar.

Estos puntajes, aparte de otorgar un estatus social, sirven para adquirir todo tipo de bienes materiales: comprar o rentar un automóvil, comprar un boleto de avión, adquirir o rentar una vivienda, etcétera.

Estos puntajes que se van adquiriendo están centralizados en una aplicación en el teléfono inteligente.

En la vida real, el sistema de crédito social existe aunque de manera independiente, es decir, no está centralizado.

Por ejemplo en el servicio de transporte Uber, el usuario puede dar retroalimentación al conductor, así como el conductor a usuario.

En el servicio de alquiler Airbnb, el usuario puede dar retroalimentación al inmueble, pero también el dueño del inmueble le da retroalimentación al inquilino.

Otro ejemplo, es el buró de crédito, un sistema de crédito financiero en donde se adquiere un status que permite adquirir crédito para pedir un préstamo en una institución financiera, y dependiendo del comportamiento, el puntaje sube o baja. Afortunadamente, no existe aún, una conexión entre los diferentes servicios, Uber, Airbnb y el buró de crédito, por lo que son independientes uno del otro.

El caso de Peeple
Peeple es una aplicación para teléfonos inteligentes que permitía dejar recomendaciones a otras personas basadas en relaciones personales, románticas y profesionales.

Su lanzamiento en 2015 causó controversia entre los usuarios debido a cuestiones relacionadas con la invasión a la privacidad y acoso. Tiempo después lanzaron otra aplicación menos invasiva, pero al final no tuvo mucho éxito.

El sistema en China
El gobierno chino desarrolla un sistema similar a la del capítulo “Nosedive” de Black Mirror.

El objetivo de este sistema es asignar un puntaje a cada individuo o empresas, basado en información económica y social que el gobierno irá recabando, haciendo uso de vigilancia masiva a través de cámaras y análisis de grandes volúmenes de información (big data).

Si nos referimos al libro escrito en 1949 por George Orwell titulado 1984, el sistema de crédito social chino es una especie de Big Brother con esteroides, es decir, empleando los últimos avances tecnológicos.

El sistema de crédito social chino está clasificado en cinco categorías:

  1. Historial crediticio.
  2. Capacidad de cumplimiento.
  3. Características personales.
  4. Preferencias y comportamiento.
  5. Relaciones interpersonales.

En resumen el sistema obtendrá el historial de pagos y el nivel de deuda de los usuarios, su capacidad para cumplir contratos, la información personal con más detalle, el comportamiento y la interacción social personal y en línea con otros usuarios.

Los puntajes de los usuarios van desde los 350 puntos, que corresponden a los usuarios con menos confianza, hasta los 950 puntos, que corresponde a los usuarios con más confianza.

Usuarios con puntajes mayores a 600 puntos, obtendrán más privilegios, mientras que a los usuarios con mejor puntaje no tendrán derechos a dichos privilegios. Lo más sorprendente es que los puntajes de los usuarios estarán disponibles públicamente.

El sistema de crédito social chino que se empezará a implementar en 2020 será obligatorio para cada ciudadano. Una vez implementado, cada ciudadano podrá ser recompensado o castigado, de acuerdo a su comportamiento.

Dentro de los castigos se encuentran: prohibición a tomar vuelos, exclusión a escuelas privadas para los hijos, conexión lenta a internet, exclusión a trabajos de alto prestigio, exclusión de registro a hoteles, y su registro a una lista negra.

La realidad supera a la ficción
En la llamada nueva economía o economía basada en internet, el sistema de calificación de servicios es una realidad y su razón de ser. Pero hay que tener en cuenta que la invasión a la privacidad es uno de los principales obstáculos para que una tecnología sea implementada.

En el caso de China su sistema de crédito social está todavía en desarrollo para su implementación y por su sistema de gobierno es probable que llegue a su implementación.

En el mundo, aunque existen sistemas similares a menor escala, se sigue debatiendo sobre la implantación de sistemas de crédito social centralizados, ya que invaden la privacidad de los individuos.

En el capítulo de la serie “Caída en picada”, la protagonista Lucie Pound, con un puntaje de 4.2, y su ambición por elevarlo al máximo, cae en una serie de eventos desafortunados con los cuales su puntaje cae en picada, lo cual no le permite obtener ciertos privilegios como comprar un boleto de avión, rentar un automóvil, comprar una casa, entre otros.

En la vida real ocurre más o menos lo mismo, requerimos ciertos puntos o estatus financiero y social para obtener ciertos privilegios, y por lo contrario, si no tenemos buen puntaje, nos vemos restringidos a obtenerlos. La realidad supera a la ficción.

*El colaborador es profesor-investigador de la carrera de licenciado en ciencias computacionales de la Facultad de Ciencias, UABC. Radica en Ensenada, Baja California.

Galería de fotos

Recibe las mejores noticias del día a través de tu WhatsApp.

Suscribirte a este nuevo servicio gratuito, es muy sencillo:

1. Agrega el número 646 151 - 4145 a tus contactos del celular con el nombre Buzón El Vigía.

2. Desde WhatsApp, envía un mensaje a través de la app con la palabra “Listo” al contacto Buzón El Vigía.

Comentarios

2002 - 2018 Todos los derechos reservados. EDITORIAL EL VIGIA S.A De C.V
De no existir previa autorización queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos