miércoles, 26 de noviembre de 2014
BÚSCANOS EN:
A 500 años

Descubrimiento del Pacífico

El explorador y conquistador español Vasco Núñez de Balboa es el primer europeo en ver la costa

Descubrimiento del Pacífico

El primer mapa del océano Pacífico, llamado “Maris Pacifi”, fue elaborado por el reconocido cartógrafo Abraham Ortelius, en 1589.

Ensenada, B. C. - El 25 de septiembre del año de 1513, el explorador y conquistador español Vasco Núñez de Balboa se convirtió en el primer europeo en ver la costa oriental del gran Océano Pacífico. 
Debido a este encuentro se le considera el descubridor de esta inmensa masa de agua.
Desde luego, ya mucho antes que él habían sido numerosos los pueblos que conocían el Pacífico, y los portugueses ya lo habían visto desde sus costas asiáticas. Sin embargo, el hallazgo de Núñez de Balboa tiene el gran mérito de haberlo ubicado en su real dimensión, y sus consecuencias fueron enormes. 
Fue un encuentro que mucho ayudó a conocer las verdaderas dimensiones del planeta, y abrió la puerta a gran cantidad de notables exploraciones que fueron mostrando la gran extensión de este mar. Como veremos más adelante una de esas consecuencias fue el descubrimiento de Baja California.

Nuestro personaje
Vasco Núñez de Balboa nació en el pueblo extremeño de Jerez de los Caballeros, España, en 1475. Fue en el año de 1500 cuando nuestro personaje viaja al Nuevo Mundo, atraído por los descubrimientos que se hacían en la región del Caribe. 
En 1501 participó en la expedición de Rodrigo de Bastidas a través de las islas del Caribe, que pertenecen a la actual Colombia (Santa Marta, Cartagena y golfo de Urabá o Darién). En 1502 radicó en La Española, pero no tuvo suerte y se endeudó, lo que lo obligó a salir del lugar. 
En 1508, Alonso de Ojeda y Diego de Nicuesa crearon dos nuevas gobernaciones en las tierras comprendidas entre los cabos de la Vela (Venezuela) y de Gracias a Dios. A la más oriental denominó Nueva Andalucía, y a la situada al oeste del golfo de Urabá, Castilla del Oro. 
Núñez de Balboa se embarcó como polizón con los hombres de Ojeda. Poco después de su llegada, Balboa adquirió popularidad entre sus compañeros gracias a su carisma y a su conocimiento de la tierra. 
Más tarde, el regimiento se trasladó a Darién, donde Balboa fundó en 1510 el primer establecimiento permanente en tierras continentales americanas, Santa María de la Antigua del Darién. 
Elegido alcalde, envió emisarios a Nicuesa invitándolo a establecerse como gobernador en la Antigua, pero éste consideró el gesto como una intromisión y encabezó una misión de castigo contra Balboa, pero éste venció, y Nicuesa fue abandonado a su suerte en un barco que se perdió en el mar. 
En 1511, Balboa obtuvo el cargo de gobernador. Fue cuando los indios le dijeron que había otro mar, más allá del Atlántico, hacia el suroeste. Así, se internó en el continente y el 25 de septiembre de 1513 culminó una de las mayores hazañas de la conquista española de América, el descubrimiento del Mar del Sur, nombre que dieron entonces al océano Pacífico. 
Después de haber realizado un recorrido épico de poco más de 110 kilómetros desde Santa María, en la costa Atlántica, Núñez de Balboa logró ver el Pacífico desde lo alto de un cerro. 
Al día siguiente alcanzaron el mar, el cual fue bautizado con el nombre de Mar del Sur, debido a la dirección que recorrió para verlo. No pocos historiadores consideran este descubrimiento como el segundo en importancia después del encuentro de América por Colón.
Después del descubrimiento del Pacífico, Núñez de Balboa siguió explorando toda la región descubierta. Cuatro meses (121 días exactamente) duró la expedición que cruzó el Istmo por el mal camino corto y retornó por el más largo. 
Fue una campaña cuidadosamente estudiada, ejecutada en la peor estación climática, con una fuerza efectiva que nunca pasó de 85 soldados, sin perder uno sólo y sin dejar jamás un enemigo a la espalda.
Pocos años después se le quitó la gubernatura de la Antigua a Núñez de Balboa, y tras la llegada de Pedrarias Dávila, el nuevo gobernador, Balboa conservó los cargos de adelantado de la Mar del Sur y gobernador de Panamá y Coiba, y emprendió la exploración de la costa pacífica.
Al tener noticias de que Pedrerías iba a ser sustituido, regresó a Acla para prestarle apoyo, pero Pedrarias lo acusó de conspirar contra la Corona, y el descubridor fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado en Acla, en 1519.
El descubrimiento de Vasco Núñez de Balboa revivió el viejo sueño de Colón de llegar a la tierra de la especiería, es decir, a Asia. Pronto hubo navegantes que se avocaron a buscar un estrecho que permitiera navegar entre el Atlántico y el Pacífico y quien lo encontró fue Fernando Magallanes, en la primera navegación alrededor del mundo, entre 1519 y 1522. 
Igualmente ésta fue la primera navegación que cruzó el Pacífico.

Reconocen costa
Una vez que Hernán Cortés consolidó la presencia española en la Nueva España, lo primero que hizo fue enviar exploradores a buscar el océano Pacífico mexicano, y pronto lo encontraron, en 1522, a menos de un año de la conquista de los aztecas.
También envió a descubrir la existencia de otro posible estrecho, ya que el descubierto por Magallanes se encontraba demasiado lejos. Así Cortés envió navegaciones a Centroamérica y al Pacífico Norte Mexicano. También envió otra hacia el interior del Pacífico, la que descubrió Nueva Guinea entre 1528 y 1529.
Fue a lo largo de los años 20’s del siglo XVI que Cortés reconoció buena parte de la costa del Pacífico de México, así encontró  sus mejores puertos como Tehuantepec, Zihuatanejo,  Acapulco, Manzanillo, Barra de Navidad, entre otros. 
Estos puertos los fueron acondicionando para sus navegaciones, e igualmente armó astilleros donde construyó numerosas embarcaciones. 
Para los años 30’s del siglo XVI, Cortés empezó a explorar el Pacífico norte. Envió varias navegaciones, en algunas participó personalmente, las que fueron descubriendo toda la costa de Sonora y la península de Baja California. 
En las primeras navegaciones que Cortés envió al Pacífico Norte, le dio a sus capitanes instrucciones de cómo tratar a reyes o emperadores asiáticos, ya que pensaba que Asia no quedaría muy lejos de las costas de la Nueva España. 
En esta serie de navegaciones fue que la península de Baja California fue descubierta, y Cortés realizó un intento de colonizarla, por lo que permaneció en ella más de un año.
Algunos años después de Cortés, otros navegantes especularon que el estrecho que uniría al Atlántico con el Pacífico estaría en el norte de América, y así lo estuvieron buscando durante mucho tiempo, e incluso le dieron nombre: Estrecho de Anián. Pero nunca fue encontrado porque no existe. 
Fue gracias a este mítico paso que durante siglo y medio se pensó que la California era isla, y no península, y eso a pesar que las navegaciones de Cortés demostraron que era península.
Posteriormente, entre 1542 y 1543, las navegaciones enviadas desde Barra de Navidad, por el virrey de Nueva España, don Antonio de Mendoza, al mando de Ruy López de Villalobos, lograron llegar a las Filipinas, pero fracasaron en su intento de colonizarlas y establecer una ruta entre éstas y la Nueva España. 
Esto se logró posteriormente con la navegación de Miguel López de Legazpi, enviada por el virrey Luis de Velazco en 1564. López de Legazpi fundó Manila y estableció la colonia de Filipinas, dando inicio, a partir de 1565, de la ruta comercial de la Nao de China o Galeón de Manila, la que duró más de 250 años, y unió a Filipinas con la Nueva España.
Así, para 1589 apareció ya el primer mapa del Pacífico, elaborado por el reconocido cartógrafo Abraham Ortelius. Este mapa es de los primeros en que nuestra península aparece ya con el nombre de California.
Los 500 años del descubrimiento del Pacífico marcan el inicio de una historia fascinante, a lo largo de la cual se fue vislumbrando una de las regiones más grandes e importantes del mundo. 
Y en esta epopeya nuestro país fue de los protagonistas, incluyendo a nuestra querida tierra Baja California.



Galería de fotos

Escrito por


¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
BÚSCANOS EN:

2002 - 2014 Todos los derechos reservados. EDITORIAL EL VIGIA S.A De C.V
De no existir previa autorización queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos