lunes, 18 de diciembre de 2017
BÚSCANOS EN:
Principal

Tiene La Bufadora dueños: ganan juicio

Las familias Álvarez y Díaz acreditaron la legal propiedad de 380 mil metros cuadrados que ocupa la mayoría de la zona comercial de ese sitio

Tiene La Bufadora dueños: ganan juicio

El pasado 22 de septiembre de 2015 policías municipales intentaron desalojar el sitio, sin embargo, hubo resistencia de los locatarios.

El pasado 22 de septiembre de 2015 policías municipales intentaron desalojar el sitio, sin embargo, hubo resistencia de los locatarios.

Nicté Madrigal/EL VIGÍA
nmadrigal@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Tras seis años de litigio, las familias Álvarez y Díaz, asentadas en el ejido Esteban Cantú, desde hace más de cinco décadas, acreditaron la legal propiedad de 380 mil metros cuadrados de tierra, ubicados en La Bufadora, luego de que el ejido reclamara la inexistencia o nulidad de un título de propiedad.

Como parte de este proceso, el ejido se amparó contra los actos del Juez Primero de lo Civil y del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, pues pretendían se les entregaran más de 14 mil metros cuadrados donde se ubica la zona comercial de esa zona turística.

Sin embargo, el Juez Séptimo de Distrito en el Estado de Baja California resolvió la suspensión del proceso por falta de causas que justifiquen las acción de la justicia.

La zona abarca, también, la mayor parte del área comercial, es decir parte de los más de 14 mil metros cuadrados que reclamaba el ejido y que en su momento, peritos oficiales determinaron que los predios de las familias Álvarez y Díaz Durazo no estaban dentro del polígono del Ejido Esteban Cantú, además de que esta extensión territorial es ocupada por comerciantes que se ostentan como posesionarios.

En el documento se establece como conclusión que “no se demostró el interés jurídico por parte del peticionario del amparo, al no haber demostrado fehacientemente la existencia de un acto de autoridad que afecte el inmueble que describe en su demanda de amparo…”.

Se especifica además que en el juicio, fueron admitidas y desahogadas diversas pruebas documentales y periciales en topografía, ofrecidas por las partes para acreditar la propiedad del inmueble.

El abogado Jaime Palafox Granados indicó que sus clientes (terceros perjudicados), Francisco Álvarez Vargas y José Díaz Contreras tienen un título de propiedad que data de 1963 y escritura, validados por la Procuraduría de la Reforma Agraria (ahora la Sedatu).

Además el título está debidamente inscrito en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio (RPPC).

Sí habrá desalojo
Cabe recordar que miembros del ejido Esteban Cantú lograron que el Juez Séptimo de Distrito dictara una orden de desalojo proveniente del juicio de Amparo 666/2010, porque “dolosamente” se omitió que había terceros perjudicados.

Es decir, los propietarios de los predios, quienes al no formar parte de dicho juicio desconocían las razones y fundamentos jurídicos de la decisión judicial en el caso.

En este sentido, Palafox Granados indicó que la orden de desalojo tendrá que ejecutarse para dar cumplimiento a la sentencia (en una fecha no definida y que tendrá que determinar la autoridad correspondiente).

Explicó, al ejecutarse, se dará vista a quien tenga derecho; será entonces cuando Vargas y Díaz, reclamarán el exceso en la ejecución.

El litigante indicó que, debido a que el área de sus clientes integra gran parte de la zona comercial, han tenido que interponer recursos legales en el ámbito civil para que les sean liberados los locales comerciales.

 

Recibe las mejores noticias del día a través de tu WhatsApp.

Suscribirte a este nuevo servicio gratuito, es muy sencillo:

1. Agrega el número 646 151 - 4145 a tus contactos del celular con el nombre Buzón El Vigía.

2. Desde WhatsApp, envía un mensaje a través de la app con la palabra “Listo” al contacto Buzón El Vigía.

Comentarios

2002 - 2017 Todos los derechos reservados. EDITORIAL EL VIGIA S.A De C.V
De no existir previa autorización queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos