lunes, 22 de enero de 2018
BÚSCANOS EN:

EL HUESO DE ORO

Adán Echeverría*

A Manilka le dijeron que en lo alto de la Montaña encontraría un hueso de oro, y aquel que lo poseyera no volvería a tener hambre. Ten cuidado al subir, el camino es peligroso; lo cuidan unas ratas, que si te descuidas te roen las patas mientras caminas. Si logras pasar a las ratas, unos papiones alados, revoloteando sobre tu cabeza, te jalan las orejas y el pelo, hasta hacerte abandonar la idea de seguir tu recorrido. Si aún te atreves, cuentan que hay un tercer obstáculo, pero nadie ha llegado tan lejos.

A pesar de las advertencias Manilka decidió subir con cautela, no importando el tiempo que tardara para llegar a la cima. Era una perra tenaz, y desde que su madre dejó de amamantarla, nunca había dejado de sentir hambre. La promesa del hueso de oro la llenaba de esperanza.

En el camino, un segundo perro, que a leguas se veía más feroz, pasó con rapidez, ladrando y empujándola. Poco le duró el gusto, las ratas comenzaron a roerle las patas, lo que lo hizo detenerse y regresarse escondiendo hasta la cola.

Al ver a las ratas entretenidas, Manilka continuó avanzando con sigilo; se escondía en cada montoncito de piedras que encontraba en el camino, detrás de algún arbusto. Dos días después, aguantándose el hambre, vio que por el camino principal subía un nuevo perro. Éste venía ladrando una canción, muy tranquilo. Las ratas lo miraron asombradas, y les dio tanta ternura su alegría, que decidieron dejarlo pasar. No así los papiones, quienes volando llegaron a él para jalarle las orejas, la cola y el pelaje. Lo levantaban del trasero, y luego lo dejaban caer.

El pobre perro quería correr, pero había papiones a su alrededor, y comenzó a ladrar angustiado, imaginando que este era su fin. Cada vez algún mandril lo elevaría más alto y la caída acabaría por matarlo.

Manilka salió de su escondite decidida a aprovechar la distracción de los monos, y alcanzar la cima de la Montaña, para dar con el hueso de oro que le aliviaría para siempre el hambre. Pero se detuvo al escuchar los desesperados ladridos del perro que era maltratado por los monos. ¿Qué hacer?, se preguntaba: ¿ayudo a este compañero y ambos nos quedamos sin el hueso de oro o me hago de la vista gorda y voy por el premio?

Decidida, hizo caso omiso del hambre que sentía, y poniendo todo su corazón, corrió hacia el borlote. A dentelladas y ladridos se enfrentó con los papiones. Ahora eran dos perros quienes daban la pelea. Los mandriles vieron demasiados dientes filosos, y se elevaron, planeando, en espera de que el dúo se redujera en cualquier momento.

Entonces Manilka y su amigo vieron pasar de regreso a aquel segundo perro que habían espantado las ratas. Venía con el hueso de oro en el hocico, vanagloriándose de su habilidad por aprovechar la distracción.

Manilka se puso triste, y al notarlo el perro al que había ayudado le dijo, Por ayudarme, te cumpliré un deseo. ¿Un deseo? El que quieras. Soy el genio de la montaña, el tercer obstáculo que nadie había enfrentado. Mi nombre es Amistad, eso que has demostrado al ayudarme. Ahora pide tu deseo.

¡Deseo no pasar hambre! El perro mágico ladró y Manilka se miró en el cobertizo de una casa. La puerta de entrada se abrió con lentitud, y apareció una niña blanca de ojos enormes y rasgados. Manilka movió la cola con alegría. La niña sonrió, y nuestra amiga supo que junto a esta niña, jamás le faltaría alimento.

*Escritor y poeta.

Recibe las mejores noticias del día a través de tu WhatsApp.

Suscribirte a este nuevo servicio gratuito, es muy sencillo:

1. Agrega el número 646 151 - 4145 a tus contactos del celular con el nombre Buzón El Vigía.

2. Desde WhatsApp, envía un mensaje a través de la app con la palabra “Listo” al contacto Buzón El Vigía.

Comentarios

2002 - 2018 Todos los derechos reservados. EDITORIAL EL VIGIA S.A De C.V
De no existir previa autorización queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos