911

Pasan 11 años en prisión preventiva

911
viernes, 19 de abril de 2019 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Mexicali, B. C.

Cinco acusados de tres homicidios cumplieron 11 años en prisión preventiva sin que se les haya dictado sentencia, es decir, no se ha podido comprobar su culpabilidad en los casos. El litigio está atorado debido a la burocracia del sistema penal tradicional.

Las audiencias se han retrasado en el Poder Judicial por diversos motivos, desde que cambiaron el caso de juzgado al pasar al nuevo sistema de justicia penal, hasta la ausencia de los testimonios de agentes que hicieron las detenciones.

Los abogados Alma Araujo y Rubén Amaya ganaron ya un amparo indirecto el 14 de diciembre de 2018, por la violación a los derechos humanos por el excesivo tiempo de prisión preventiva.

Un juez de Distrito le ordenó a la jueza Única de lo Penal “culminar el proceso a la brevedad posible... Al resultar indudable la violación de las garantías de legalidad y seguridad jurídica que engloba el precepto 17 Constitucional”, indica la resolución del Juez federal.

DESDE 2007
El 28 de mayo de 2007, cinco personas fueron acusadas de homicidio calificado, agravado por pandillerismo, de tres personas en Mexicali y el caso fue enviado al juez Cuarto Penal. Doce agentes ministeriales detuvieron a los señalados en diversos lugares.

En algunos casos forzaron puertas y ventanas, los sacaron de sus domicilios con sábanas en la cabeza y los llevaron a un lugar desconocido para golpearlos, según el amparo interpuesto.

Sin embargo, los agentes aseguraron en el parte informativo que hicieron la detención de todos juntos en la vía pública. La ausencia de los agentes ministeriales en las comparecencias, la tardanza en el desahogo de pruebas de inspección, la carga de trabajo argumentada por el Poder Judicial e incluso la suspensión de labores de esa autoridad por un sismo de abril del 2010, han retrasado el caso.

CUATRO AÑOS DESPUÉS...
Los agentes ministeriales comparecieron en el juicio hasta cuatro años y dos meses después de ocurrida la detención, para llevar a cabo una inspección judicial, es decir, una sola prueba.

Los careos procesales de los diversos testigos de cargo y descargo se ordenaron hasta el 22 de agosto del 2014, pero solo se celebraron algunos porque no todos los agentes se presentaron.

Desde el 11 de junio de 2007, a los cinco presuntos implicados se les dictó auto de formal prisión.

“Los procesados están en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de El Hongo cuando realmente deben de estar en un centro más cercano al juzgado donde se lleva el proceso para garantizar la presencia de ellos en el juicio, lo contrario es una violación más al debido proceso”, señaló Araujo.

Los abogados subrayan que la Constitución señala el derecho a una justicia pronta y expedita, sin que esto se cumpla.

“La dilación en el trámite del proceso ha obedecido a causas no imputables a nuestra defensa, se ha retrasado por las fechas distantes señaladas por el Juez para el desahogo de pruebas”, señala la petición de amparo.

Los abogados piden a la autoridad que los señalados puedan llevar su proceso penal en libertad.

DICTAMINAN TORTURA
Un dictamen pericial del Servicio Médico Forense (Semefo) de Baja California, que aplicó el examen de acuerdo al Protocolo de Estambul, determinó secuelas psicológicas compatibles con tortura en uno de los acusados del triple homicidio.

“Encuentro que sí hay elementos suficientes para considerar afectación del sistema nervioso que se manifiesta como depresión y ansiedad crónicas, insomnio y ataques de pánico, para considerar positivo el dictamen de tortura y malos tratos en la detención del paciente”, dice el peritaje del 28 de noviembre de 2018.

“Las lesiones provocadas por la tortura se identifican con una cicatriz en tórax de 10 centímetros, cicatrices en ambas muñecas, dolores en dos probables hernias inguinales que concuerdan con el relato de tortura”.

El perito relata en su informe que el hombre refirió una detención hecha de manera arbitraria por parte de varios agentes, que le provocaron lesiones por contusiones en tórax y abdomen, así como cefalea, depresión, insomnio y ataques de ansiedad desde 2007 a la fecha.

 

Comentarios