Columnas

COLUMNA INAH: Antiguos Pobladores Costeros de BC

jueves, 15 de octubre de 2015 · 00:00
Por: Arqlgo. Fernando Oviedo García*
 
 
Las costas son un lugar importante de recursos alimenticios y esto lo aprovecharon exitosamente los antiguos pobladores nativos de Baja California. Evidencia de ello son la cantidad considerable de restos arqueológicos que encontramos en los litorales, nada comparable con el número de vestigios que podemos localizar en los valles, la sierra o las zonas semidesérticas.
 
Para conocer porque fue exitosa la ocupación de los primeros pobladores en las costas, hay que mencionar que su modo de vida estuvo adaptado al medio físico y clima que les rodeaba, además, los antiguos habitantes de Baja California eran grupos seminómadas de recolectores, cazadores y pescadores, obtenían sus alimentos y los diversos requerimientos para su vida diaria estableciéndose en campamentos temporales situados en diferentes entornos geográficos a lo largo del año y dentro de un gran territorio. Cuando ocupaban los lugares de la costa era de forma semipermanente, básicamente en el invierno y parte de la primavera, ya que les permitían contar con una importante fuente de recursos marinos.
 
La recolección de moluscos, la pesca y la cacería de mamíferos marinos con fines alimenticios, generó una gran cantidad de desechos al paso de los cientos e incluso, en algunos casos, miles de años de ocupación en sitios de las costas. Estas concentraciones compuestas básicamente de conchas y algunos huesos de fauna, así como con otros restos diversos (herramientas de piedra, fogones y ceniza, instrumentos de molienda, fragmentos de piezas de cerámica e incluso restos humanos) producto del procesamiento de alimentos y de actividades de la vida diaria formaron lo que en la Arqueología se conoce como "concheros”, es decir, la concentración de restos generados al paso del tiempo de los asentamientos costeros de indígenas antiguos ligados a la explotación de recursos marinos.
 
La ocupación humana más antigua en el estado de Baja California la tenemos en sitios que se ubicaron en la costa, tal es el caso de Isla Cedros y Eréndira, con fechas de poco más de 13,000 y 9,000 años respectivamente. Esta forma de vida ligada a la explotación de los recursos de la costa perduro durante miles de años, e incluso hasta la llegada de los exploradores y misioneros europeos durante los siglos XVI-XIX, donde los grupos nativos seguían ocupando las costas de forma estacional. Para comprender mejor la conexión de los grupos originarios de Baja California con la zona costera, tenemos que los indígenas actuales, los descendientes de esos grupos milenarios, hoy en día refieren que sus papas o sus abuelos acudían a las costas por abulones y otros recursos, esto ya muy entrado el inicio del siglo XX.
 
El estudio sistemático de los sitios arqueológicos de tipo conchero nos evidencia el aprovechamiento de una gran diversidad de recurso utilizados por los pobladores indígenas antiguos, incluso se conocen algunas especies faunísticas que ya no están hoy día o que su población se ha reducido casi a la extinción, como es el caso de la nutria marina, el lobo de pelo fino, los abulones, el ostión de roca, peces como la totoaba y el matalote jorobado del Delta del Colorado.
 
La conservación y estudio de los antiguos asentamientos de pobladores nativos conocidos como concheros, es una tarea importante, ya que son un patrimonio arqueológico fundamental de las primeras ocupaciones  de Baja California, su cuidado e investigación nos ayudara a conocer su exitosa forma de vida del hombre viviendo junto al inmenso mar.
 

*El autor es i investigador del Cinah-BC.

Comentarios