Columnas

COLUMNA INAH: Diseños antropomorfos en la gráfica rupestre de Baja California

jueves, 24 de septiembre de 2015 · 00:00
Por: Arqlga. Enah Fonseca Ibarra*
 
 
Las primeras referencias sobre el arte rupestre en la Península de Baja California datan de las crónicas misionales del siglo XVIII, pero  sería hasta el siglo XIX en que, desde una óptica científica, comenzaría la producción de una importante serie de descripciones llevadas a cabo por exploradores que sentarían los cimientos de los estudios arqueológicos modernos. A partir de la segunda mitad del siglo XX los trabajos se caracterizan por ser más sistemáticos con nuevas propuestas teórico-metodológicas e interpretaciones que comienzan a incorporar factores como las condiciones ambientales, la presencia de otros materiales arqueológicos y las fuentes etnográficas.
 
Para el norte de la Península se han distinguido cuatro estilos de arte rupestre: La Rumorosa (noroeste del estado), Arcaico occidental (noreste del estado), Abstracto septentrional (región central del estado) y Gran Mural (sur del estado). Los estilos se definen en función de rasgos similares en los trazos y técnicas de manufactura. En el caso de los diseños humanos –antropomorfos- se les puede encontrar representados en forma esquemática o realista, con y sin dedos en manos y pies, con y sin tocados/peinados y principalmente en color rojo, negro y blanco.
 
La principal diferencia en las representaciones antropomorfas entre las regiones estilísticas es la ausencia de este tipo de grafismos en la región Arcaico septentrional, la concentración de diseños esquemáticos con dedos en manos y/o pies dentro del área del estilo La Rumorosa y la concentración de diseños realistas bicromos en la zona Gran Mural. En el área conocida como Abstracto septentrional encontramos, aunque en menor cantidad, una continuidad de trazos esquemáticos con dedos, al norte del paralelo 30o. Al sur de éste, se localiza una zona de transición donde coexisten diseños esquemáticos con diseños realistas del tipo Gran Mural.
 
Aunque los motivos antropomorfos se encuentran principalmente sin ningún aditamento en la cabeza, existe un porcentaje de diseños registrados con algún tipo de accesorio o modificación. Para el norte de Baja California, los tocados y/o peinados en las figuras antropomorfas no han sido consideradas como un elemento diagnóstico para establecer fronteras; no obstante, es posible identificar tipos similares que nos permitirían establecer áreas de interacción entre grupos y pensarlos como elementos primordiales en la construcción de las identidades en el pasado.
 
Uno de los tocados/peinados identificado mayoritariamente en el norte de la Península es una especie de cuernos o protuberancias en líneas rectas o zigzag que se desprenden de la cabeza; sin embargo, no se limita a esta zona. Las figuras de antropomorfos con cuernos son representaciones de distribución dispersa, localizada tanto en el sureste de California como en Arizona.
 
En Baja California, la presencia del tocado/peinado de cuernos, se localiza dentro de las fronteras del estilo La Rumorosa, en el territorio kumiai. Los cuernos o protuberancias han sido interpretados como indicadores de personas con estados o poderes sobrenaturales, símbolo de jefes o chamanes y cazadores con cabeza de venado como tocado.
 
Los diseños antropomorfos pueden fungir como un indicador diagnóstico de estilos y fronteras de las manifestaciones gráfico-rupestres de la Península de Baja California. El análisis de los tocados/peinados de los diseños antropomorfos tiene un gran potencial no sólo para la delimitación de fronteras estilísticas, sino para la lectura de indicadores relacionados con la construcción de las identidades en el pasado como la edad, el género, el oficio o el rango.
 
Detrás de los estilos y sus fronteras se advierte la necesidad de entender el  significado cultural de un fenómeno social, esfuerzo al cual nos sumamos y esperamos contribuir para entender y conservar las manifestaciones gráfico-rupestres de Baja California.

 
*La autora es profesora e investigadora del Cinah-BC.

Comentarios