ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

Patrimonio Cultural y Natural de Baja California

Por Fernando Oviedo García*
jueves, 23 de noviembre de 2017 · 00:00

El patrimonio está constituido por aquellos bienes materiales o intelectuales recibidos de generaciones pasadas, los cuales a su vez conservará la gente para heredarlos a las nuevas generaciones. El patrimonio cultural y natural para ser reconocido oficialmente por la ley deberá integrar elementos excepcionales por su belleza o naturaleza, aunque en nuestra opinión, deben reconocerse todos aquellos lugares y obras producidas con características propias y únicas. En estas líneas quiero poner a consideración del lector algunos de los elementos tanto culturales como naturales que caracterizan a Baja California (estén propuestos, reconocidos o no de manera oficial como patrimonio), esta mención claro está que será incompleta por la gran cantidad de elementos que se deberían enlistar, pero lo que se pretende aquí es solo presentar algunos de los más significativos y que sería fácil identificarlos como propios de Baja California.

El patrimonio cultural comprende los restos de los antiguos pobladores, grupos seminómadas de cazadores-recolectores-pescadores con una antigüedad de más de trece mil años, integrado por campamentos concheros, pinturas rupestres, ollas de barro y artefactos de piedra. También integra las construcciones misionales dejadas por el establecimiento de tres órdenes religiosas, jesuitas, franciscanos y dominicos, construidas de cantera o adobe. Así como edificaciones de los siglos XIX y XX en poblados como El Álamo y Real del Castillo, así como, la Ex-Aduana Marítima, el Ex-Cuartes de la Compañía Fija y el Ex-Hotel Riviera del Pacífico, entre otros.

Al ser Baja California parte de una península, un aspecto importante de su patrimonio natural son los elementos geomorfológicos y faunísticos de sus costas y mares, como “La Bufadora”, las bahías, dunas e islas. Otro aspecto son sus valles y sierras, los primeros pueden contener grandes encinales y arroyos temporales, o valles agrícolas de gran productividad, como el Valle de Guadalupe para la vitivinicultura, así como, los de Mexicali y San Quintín para hortalizas de exportación, por su parte, la sierra presenta dos elevaciones como la “columna vertebral de Baja California”, Sierra Juárez que cuenta con el Parque Nacional Constitución de 1857 y tiene a la Laguna Hanson y a la cuesta de La Rumorosa, así como, la Sierra San Pedro Mártir con el Parque Nacional del mismo nombre y el Picacho del Diablo como el punto más elevado con 3,096 metros de altura. Por último, también importante y característico es el ambiente semidesértico con áreas naturales protegidas, donde se tiene al Desierto Central con flora única como los cirios y cardones, así también, el llamado “Desierto de Mexicali y Río Colorado”, donde se encuentra la Laguna Salada y la Reserva del Alto Golfo de California.

Otro patrimonio importante de Baja California son las zonas de fósiles como El Rosario, con presencia de amonites, troncos petrificados y dinosaurios, La Misión, con diversos organismos marinos, así como, los Algodones, San Quintín y Rosarito con restos de fauna del pleistoceno como mamuts, mastodontes, perezosos y gonfoterios.

Como se planteó arriba, los elementos culturales y naturales desarrollados a través de los años, e incluso de miles y millones dan una identidad propia a la gente que vive en esta tierra y la hace única. Una recomendación que sugerimos es que las instancias gubernamentales sigan haciendo su labor de conservación y difusión en estos temas, así como continúen implementando programas con la población actual para que reconozca estos elementos que le dan identidad y que le pertenecen como “una huella imborrable” del lugar donde viven.

*Inv. CinahBC

Comentarios