ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

¿Quién mato a los grandes mamíferos de la Era de Hielo?

Por Andrea Guía Ramírez*
jueves, 11 de octubre de 2018 · 00:00
Hace once mil setecientos años culminó uno de los momentos más fríos en la historia reciente de la Tierra, éste evento no sólo se llevó los grandes hielos sino también puso fin a la vida de los grandes mamíferos característicos de la Era de Hielo; los mamuts y mastodontes, además de muchos otros desaparecieron al final de esta era -que en realidad es Época, el Pleistoceno- en la mayoría de los continentes. Particularmente, en Norteamérica, los mamíferos mayores a 44 Kg fueron dramáticamente impactados durante este periodo de tiempo, las causas de esta extinción mantienen en la actualidad un debate importante que no queda del todo claro, generando así una serie de teorías e hipótesis para explicar su desaparición. Existen dos teorías principales, de las cuales se derivan muchas otras. La primera plantea que los cambios ambientales originaron fluctuaciones en la vegetación, la temperatura y la humedad, que condujeron a los grandes mamíferos a la extinción. La segunda se refiere a una excesiva cacería que ejerció presión sobre la megafauna hasta llevarla a su desaparición. Otros autores refieren que fue la combinación de los cambios climáticos y la sobreexplotación humana lo que condujo a la extinción de los grandes mamíferos.

Los modelos climáticos apuntan a un clima más fresco y húmedo en la Era de Hielo pero que fue interrumpido por un calentamiento al final de ésta donde aparecieron condiciones climáticas más secas y cálidas, favoreciendo una vegetación muy similar a la actual. El final del Pleistoceno fue altamente dinámico, con eventos climáticos oscilantes, generando alternancia en algunas de las comunidades vegetales. Algunos autores atribuyen la extinción de la megafauna a los cambios climáticos y ecológicos, explican que un stress nutricional ocasionado por el abrupto cambio en la vegetación, generó alteraciones en la dieta de los herbívoros. Esta hipótesis sugiere que los cambios climáticos generaron alteraciones en el crecimiento de las plantas, disminuyeron la diversidad local y aumentaron las defensas para evitar ser consumidas, lo que colapsó las relaciones coevolutivas y evitó que la vegetación fuera aprovechada por los herbívoros, llevándolos así al colapso.

Las evidencias directas de cacería de megafauna son los sitios de destazamiento, huellas de corte sobre elementos óseos y una clara asociación esquelética y cronológica de estos mamíferos y el hombre. De manera indirecta son usadas la presencia de herramientas líticas, como las puntas de proyectil tipo Clovis, algunas puntas acanaladas y las puntas de pedúnculo contraído -Tipo San Dieguito o Lago Mojave-. En Baja California no se ha encontrado asociación directa de la megafauna y el hombre. Sin embargo, sí están registradas algunas puntas Clovis para la península y elementos óseos de bisonte fracturados longitudinalmente y huesos de caballo y cámelido expuestos al fuego fueron reportados para Baja California Sur; pero éstos restos óseos no están en asociación a algún elemento o artefacto de origen humano.

En los párrafos anteriores se presentan las explicaciones en torno a la desaparición de los grandes mamíferos, de los cuales hoy en día sólo podemos ver sus esqueletos en algunos museos. Los restos de estos grandes mamíferos nos hacen maravillarnos ante su imponente tamaño pero también debe llevarnos a la reflexión acerca de los factores que propiciaron su desaparición. Mientras tanto esperemos que nuevas evidencias nos digan quién extinguió a los grandes mamíferos de la Era de Hielo.

* Inv.Cinah-BC

Comentarios